21 de diciembre de 2016

La sexta extinción, que nos dejará sin tigres ni jirafas, ya ha llegado


 
4.000 millones de años han pasado desde que estalló la vida en la tierra, y en estos miles de millones de años se han producido cinco episodios de extinción masiva de especies. El más famoso ocurrió en el Cretácico, hace 66 millones de años, cuando el impacto de un meteorito provocó la aniquilación de los dinosaurios y del 80% de las especies terrestres.

Sin embargo, esta sexta extinción es muy diferente de las anteriores, en este caso somos nosotros los responsables. Desde hace 500 años se han extinguido más de 322 especies y en la actualidad el proceso está en plena aceleración. 

Según Anthony Barnosky, paleobiólogo de la Universidad de Stanford (Estados Unidos), si no tomamos medidas ante la crisis actual, los nietos de nuestros hijos vivirán en un mundo en el que tres cuartas partes de las especies que existen en la actualidad habrán desaparecido para siempre. Y en los océanos muchos de los animales de los que nos alimentamos se habrán ido también.

  
La mayoría de la megafauna de mamíferos se enfrenta a dramáticas contracciones de su ámbito geográfico y declives poblacionales considerables. Efectivamente, el 59% de los carnívoros más grandes y el 60% de los herbívoros de mayor talla están amenazados de extinción. Esta situación es particu­larmente crítica en el África subsahariana y el sureste de Asia, lugares que albergan la mayor diversidad de megafauna existente. El grupo de especies en riesgo de extinción incluye algunos de los animales más emblemáticos del mundo, como los gorilas, rinocerontes y los grandes felinos.

“Es el hecho más importante de nuestro tiempo. La situación es muy seria”
A principios de diciembre fueron publicados dos datos que muestran hasta qué punto la sexta extinción es un fenómeno global: la Lista Roja de especies amenazadas, que publica la Unión para la Conservación de la Naturaleza, el índice más utilizado y citado para medir los animales que se encuentran en peligro, indicó que más de la mitad de las rayas, tiburones y quimeriformes (un orden de peces cartilaginosos) del Mediterráneo —73 especies en total— se encuentran en riesgo de extinción.


 La misma institución publicó el 8 de diciembre otro informe en el que señalaba que uno de los animales más icónicos y reconocibles, la jirafa, el mamífero más alto del mundo, está sufriendo "un devastador declive en sus poblaciones, debido a la pérdida de hábitats, las guerras civiles y la caza ilegal". Su población global ha descendido en un 40% en 30 años.

Todavía hay tiempo

La mayoría de los científicos que estudian la sexta extinción llegan a la misma conclusión: se trata de un proceso en marcha, pero puede ser reversible. ¡No es demasiado tarde!

  1 comentario:

  1. TENEMOS CUATRO ESPECIES DE JIRAFAS Y VARIAS SUBESPECIES

    Las diferencias genéticas entre las cuatro especies son al menos tan grandes como las que existen entre los osos polares y los pardos, destaca el estudio hecho por investigadores de Alemania, Estados Unidos y Namibia.

    Estos realizaron un análisis genético nuclear y mitocondrial de todas las subespecies de jirafas actualmente reconocidas y descubrieron diferencias a nivel de especie.

    Nos quedamos muy sorprendidos, porque las diferencias de patrones morfológicos y de piel entre las jirafas son limitadas, explicó Axel Janke, genetista del Centro de Investigación del Clima y Biodiversidad Senckenberg y la Universidad Goethe en Alemania, uno de los autores.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por compartir tu opinión.

Últimos comentarios


Calendario ambiental del 2017

Todo lo publicado