28 de junio de 2015

Coca Cola utiliza envases sostenibles fabricados con materiales de origen vegetal

Los envases son fundamentales en la industria alimentaria, ya que ayudan a que los alimentos se conserven frescos más tiempo y se puedan transportar a cualquier parte del mundo. Pero a la vez son un grave problema medioambiental debido a los residuos que generan y a la energía y agua que consumen durante su fabricación.



Por ello, Coca Cola intenta innovar día a día, ya que cada pequeña aportación cuenta. Por ejemplo, hace varios años redujeron 4 mm el tamaño del tapón y la boca de las botellas PET y con ello lograron ahorrar 2.000 toneladas de plástico.

Envases de plástico fabricados con hasta un 30% de materia vegetal

El PlantBottle como lo llama la compañía, son botellas de plástico que incluyen un 30% de materiales de origen vegetal en su formulación, provenientes de un subproducto del procesado de la caña de azúcar. De esta manera su fabricación contribuye a reducir residuos y tiene una huella de carbono aproximadamente un 12% menor que la del resto de botellas.



Esta botella se comercializa en España con el formato de 500ml, y ya se han distribuido más de 20.000 millones de PlantBottle (en España se comercializan aproximadamente 16 millones de botellas al año). Por supuesto, como las demás botellas PET, son totalmente reciclables.

Según informa la compañía: El siguiente reto en el que ya está trabajando Coca-Cola es el de crear PlantBottle 100% elaborada a partir de materiales renovables procedentes de plantas”

Envases más ligeros = menos materia prima y menos huella de carbono

Como todos sabemos, Coca Cola comercializa distintos formatos de envases: Si vamos a un bar nos darán la Coca Cola en una botella de vidrio, mientras que si nuestros hijos se van de excursión llevarán una botella de medio litro en su mochila.

Pero aunque Coca Cola se haya adaptado a las diferentes necesidades de los consumidores fabricando diferentes envases. En todos ellos, sin excepción, han intentado reducir su peso y mantener un diseño con la máxima eficiencia y el menor impacto ambiental.

A continuación veremos los diferentes envases que tienen y cuáles han sido sus avances en materia medioambiental:

Botella de vidrio rellenable: Las puedes encontrar en bares, cafeterías, restaurantes y hoteles. El vidrio es completamente reciclable sin límite de veces y muy resistente. La principal particularidad de estas botellas es que, una vez utilizadas, se las recogemos al establecimiento y vuelven a las plantas de envasado. Allí es lavada con detergentes y agua a altas temperaturas, y pasa una inspección electrónica antes de volverse a rellenar.

De esta manera, un mismo envase puede ser utilizado hasta 35 veces, tras las cuales se lleva a una planta de reciclado de vidrio donde se recicla para que vuelva a formar parte de otro objeto de vidrio. Coca Cola ha  ido reduciendo el peso de este envase tan polivalente: de 372 gramos pasó a 330 gramos, y actualmente ha bajado un 6% más: hoy solo pesa 309 gramos, lo que conlleva un ahorro de materia prima y una menor huella de carbono (la que se origina durante su transporte, ya que a menor peso menor gasto de combustible).

Botella de vidrio no rellenable: En los supermercados también puedes encontrar otras botellas de vidrio, pero a diferencia de las de los bares, son de un solo uso aunque sí que pueden ser recicladas. Por eso Coca Cola ha intentado hacerlas más ligeras: solo pesan 170 gramos. Una vez consumidas, se depositan en el contenedor de vidrio, recuerda que es el contenedor verde, para que puedan ser recicladas en forma de nuevos envases o materiales de vidrio.

Latas de acero: Las latas de Coca-Cola han logrado convertirse en un clásico, pero eso no significa que no hayan cambiado. Se han ido aligerando, lo que supone que se emplea menos materia prima para producir cada una de ellas y resultan más ligeras. Hace unos años su peso era de 35,3 gramos, y hemos trabajado en reducirlo un 31%: actualmente cada lata pesa solo 24 gramos, y su espesor es de 0,210 milímetros.

Botellas de plástico PET: Este es el tipo de envase que permite una mejor proporción entre la cantidad de bebida y el peso del material. El plástico con el que están fabricadas las botellas es PET (polietileno de tereftalato), que resulta un material ideal para la industria alimentaria por su transparencia y alta resistencia. Además es completamente reciclable, y al ser más ligero que el vidrio su huella de carbono es menor.


Además cada botella de refresco carbonatado  que produce Coca Cola contiene un 15% de PET reciclado. Además no utilizan mezclas de diferentes plásticos ni multicapas, ni tampoco emplean colores oscuros ni botellas opacas. Todas estas medidas contribuyen a facilitar el reciclaje, de modo que cualquier botella puede ser procesada fácilmente en una planta de tratamiento de PET en España.Su peso también ha sido mejorado, aligerándose las botellas pequeñas entre un 8% y un 12% en los últimos años. La botella PET de 2 litros ha pasado de sus anteriores 72 gramos a los actuales 46,7 gramos: una reducción del 35%.


  2 comentarios:

  1. En primer lugar gracias porque divulgues las medidas de reciclaje que hacen suyas las grandes empresas. Pero acaso es menos importante nuestra salud.Veamos:
    Lo que sucede cuando consumes Coca Cola

    El hecho de que sirva para limpiar los motores de los vehículos o para desatascar cañerías nos puede dar una idea del tipo de componentes que incluye la Coca Cola

    A los 10 minutos: el recibir 10 cucharadas de azúcar de un solo golpe provoca un efecto devastador en nuestro organismo. La razón por la que no vomitamos se debe a la producción de ácido fosfórico que provee nuestro organismo.
    A los 20 minutos: la glucosa hace que los niveles de insulina aumenten haciendo que el hígado transforme toda la azúcar en grasa. Recordemos que una sola lata o botella contiene hasta 10 cucharadas de azúcar.
    A los 40 minutos: nuestro organismo habrá absorbido por lo completo la cafeína. En consecuencia, las pupilas se dilatan, se eleva la presión sanguínea y el hígado libera más azúcar en el torrente. Esto a su vez provoca que los receptores de adenosina (molécula predominante en el proceso del sueño) se bloqueen e impida que nos dé sueño.
    A los 45 minutos: nuestro cuerpo empieza a producir más dopamina, sustancia que estimula nuestros centros de placer cerebrales. Este tipo de efecto es comparado con el que produce la heroína.
    A los 60 minutos: después de una hora es probable que sintamos ese deseo de orinar. Lo que no sabemos es que al orinar estaremos evacuando el calcio, magnesio y zinc, que estaban dirigidos hacia los huesos, entre otras sustancias importantes que no pudieron ser absorbidas por nuestro cuerpo. A medida que pasa el tiempo se comienza a tener un bajón de azúcar y es probable que el consumidor esté lento con sus actividades y tenga pereza.



    ResponderEliminar
  2. y las tapas de los envases de que material están hechos ????

    ResponderEliminar

Muchas gracias por compartir tu opinión.

Últimos comentarios


Calendario ambiental del 2017

Todo lo publicado