2 de noviembre de 2015

Las algas, futuras sustitutas de los árboles en la fabricación de papel.

Un grupo de científicos españoles, del grupo Ecowall de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, está investigando la forma más eficiente y limpia de convertir en papel las miles de toneladas de algas arrastradas por el mar hacia las playas.




Según los científicos, las algas tienen un alto contenido en celulosa, similar al de los árboles, con la diferencia de que no necesitan un tratamiento químico tan nocivo y contaminante para su conversión en papel.


¿Cómo se les ocurrió la idea?

Un científico del grupo Ecowall nos explica que un día por casualidad, observando las algas en la orilla, se le ocurrió intentar extraer su celulosa. 

La brillante química que nos lo explica considera que este sistema puede ayudar a reducir el problema de la tala de árboles y la deforestación en Asia y América Latina.

Además nos matizan que no se trata de entrar al mar y sacar de allí las algas o las plantas marinas, sino de aprovechar lo que depositan las mareas en las playas. Ya que miles y miles de toneladas son retiradas cada año por los servicios de limpieza de los ayuntamientos.


¿Cuál es la especie más adecuada?

El equipo de la universidad sevillana está trabajando en la selección de las especies más adecuadas, siendo la posidonia una de las que mejor rendimientos está ofreciendo y una de las que menos lignina contiene.

Si el alga tiene poca lignina, podemos blanquear el papel con agentes que estén libres de cloro, por ejemplo utilizando agua oxigenada, mucho menos nociva para el medio ambiente.


¿Qué se hace con los residuos?

Los subproductos de fabricación, como el agua residual, se pueden utilizar para sacar los azúcares y utilizarlos en alimentación ganadera. Se intenta cerrar el ciclo y, aunque el residuo cero es imposible, sí dejar lo menos posible.


El papel tiene las mismas características que el tradicional

El producto final resultante es exactamente igual que el papel de la celulosa del árbol.

En cuanto al rendimiento de la celulosa que se extrae de las algas en comparación con el de los árboles, es similar siempre que las plantas acuáticas se sequen previamente.


  1 comentario:

  1. TODO ESTÁ EN LA NATURALEZA SÓLO HAY QUE VERLO Y ADECUARLO A NUESTRAS NECESIDADES
    El mar está lleno de sorpresas. Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha hallado en la isla de Formentera un clon de Posidonia oceanica, una especie marina amenazada y endémica del Mediterráneo, con 100.000 años de edad. Los resultados, que se han publicado en el último número de la revista PLoS ONE, convierten a esta especie en la más longeva de la biosfera. Para los que tengan dudas, las sequoias pueden vivir entre los 2.000 y los 3.000 años. La persona que ha vivido más tiempo, científicamente documentada, fue Jeanne Calment (1875-1997) que vivió exactamente 122 años y 164 días.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por compartir tu opinión.

Últimos comentarios


Calendario ambiental del 2017

Todo lo publicado