26 de octubre de 2015

La caca de las ballenas mejora la salud de los océanos

Las ballenas son los grandes médicos de los océanos ya que ayudan a mantener la estabilidad y la salud de nuestros mares.


¿Cómo lo consiguen? 

Utilizando su caca y cuerpos en descomposición.

Los científicos explican que cuando las ballenas se alimentan en la profundidad de los océanos y suben a la superficie para respirar, alteran la columna de agua,  que permite expandir nutrientes y microorganismos. Además, el hierro y el nitrógeno de su orina y excrementos sirven como fertilizantes para el plancton.

Desplazan los alimentos de un lado al otro del océano

Muchas ballenas se desplazan distancias enormes para aparearse, y cuando lo hacen llevan nutrientes con ellas; incluso su placenta puede aportar importantes materias primas para otros organismos.


Los cadáveres de las ballenas son imprescindibles

Las ballenas son también muy importantes muertas. Los cadáveres de las ballenas son una de las mayores fuentes de detrito que cae desde la capa superiores del océano, produciendo un inmenso banquete para más de 400 especies.

Ayudan a combatir el cambio climático

Estos grandes mamíferos son los bosques de los océanos. Las ballenas almacenan dióxido de carbono dentro de su cuerpo, así que si permitimos que los grupos de ballenas crezcan, se podrían capturar los gases de efecto invernadero de la misma manera que lo hace un inmenso bosque.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por compartir tu opinión.

Últimos comentarios


Calendario ambiental del 2017

Todo lo publicado