7 de junio de 2015

¿Se pueden distinguir los contaminantes ambientales por el olor?


Un grupo de investigadores de la Universidad de Extremadura ha demostrado que sí. El sistema que han descubierto se basa en la inteligencia artificial y en el trabajo con sistemas electrónicos. El sistema permite controlar los gases contaminantes presentes en el aire de las ciudades. Una herramienta muy útil para el estudio del cambio climático, y para mejorar el nivel de vida de personas que padecen enfermedades respiratorias que se ven agravadas por dichos contaminantes.

Los científicos ya han desarrollado varios prototipos de “narices electrónicas”. Estas narices son dispositivos portátiles compuestos por sensores que, del mismo modo que la nariz de un perro, obtienen respuestas olfativas y perciben compuestos del olor.

¿Cómo funciona esta nariz tan singular?

La nariz electrónica funciona mediante redes neuronales artificiales que se inspiran en el funcionamiento del cerebro, clasificando en función de lo que ha aprendido, siendo así el olor un referente para medir los contaminantes ambientales.

Actualmente el equipo de investigadores está trabajando en la organización de los datos en la “nube” y en el desarrollo de una "app" para los dispositivos móviles.Pero habrá que seguir mejorando el prototipo, ya que esta nariz tiene una capacidad de procesado y memoria limitada, y por ahora no permite el acceso remoto ni compartir los resultados.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por compartir tu opinión.

Últimos comentarios


Calendario ambiental del 2017

Todo lo publicado