29 de febrero de 2016

¿Qué son los presupuestos de carbono?



El presupuesto de carbono se define como la cantidad de carbono que puede emitir una economía o una parte de ella en un período de tiempo determinado, introduciendo para ello los mecanismos adecuados que aseguren el cumplimiento de los objetivos de reducción.

Un presupuesto de carbono no es muy diferente de los sistemas existentes en la actualidad para fijar objetivos de reducción de emisiones, aunque se suele hablar de “cantidad máxima permitida” y no de “objetivos de reducción de emisiones”, lo cual expresa más claramente el hecho de que las emisiones de gases de efecto invernadero están estrictamente limitadas y no se pueden sobrepasar.

El presupuesto de carbono contempla el largo plazo y una trayectoria de las emisiones totales cuya evolución debe ser controlada a lo largo del tiempo. Se permite así un mayor y mejor control de las emisiones totales generadas en el período de tiempo establecido. No sólo es importante lograr el objetivo de reducción a largo plazo, sino también la forma en que se alcanza el objetivo y la trayectoria de emisiones resultante, que es lo que a la postre determina el volumen total de emisiones de una economía y su impacto sobre el medio ambiente. 

Por ello es importante establecer objetivos periódicos y mecanismos de seguimiento que, por ejemplo, podrían ser anuales. De esta manera, si la reducción se estructura en períodos presupuestarios se permite un mayor nivel de flexibilidad que podrá ser utilizado para compensar fluctuaciones entre diferentes años.

¿Cómo se desarrolla un presupuesto de carbono?

Para desarrollar un presupuesto de carbono primero hay que tomar una decisión clara sobre la cantidad máxima (presupuesto global) de CO2 que se podrá emitir a la atmósfera, la cual se puede calcular en función de las estimaciones del potencial técnico de reducción de emisiones de cada sector o considerando la economía en su conjunto, en un período de tiempo determinado.

El reparto del presupuesto global se puede establecer a diferentes niveles, desagregando primero entre grandes sectores económicos y pudiendo llegar, en su forma más detallada hasta el nivel de usuario final (individuos, empresas u otras organizaciones privadas o públicas).

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por compartir tu opinión.

Últimos comentarios


Calendario ambiental del 2017

Todo lo publicado