15 de septiembre de 2017

¿Cómo se forman los huracanes?


Los huracanes son las tormentas más grandes y violentas de la Tierra. Su formación es idéntica  a la de los ciclones, la diferencia radica en el lugar donde se originan. Si éstos se forman en el Océano Atlántico y el este del Pacífico se les llama huracanes, pero si nacen sobre la Bahía de Bengala y el Océano Índico se llaman ciclones. El término científico para todas estas tormentas es ciclón tropical.

Etapas de formación

Los huracanes se forman cuando una serie de tormentas eléctricas se acumulan y se desplazan sobre aguas oceánicas cálidas. El aire cálido de la tormenta y el de la superficie oceánica comienza a elevarse generando una baja presión sobre la superficie del océano. 

Para la gestación de un ciclón tropical han de confluir al menos tres factores:

  • Que la temperatura del agua sea superior a 28 ºC, para que se produzca su evaporación y condensación en capas superiores
  • Que la evaporación genere un centro de baja presión 
  • Y que los vientos alisios aporten aire frío en las capas altas de la atmósfera.


La elevación del aire cálido hace que la presión disminuya a mayor altitud. Por este motivo, el aire se eleva cada vez más rápido para llenar este espacio de baja presión, atrayendo cada vez más aire cálido de la superficie del mar y desplazando el aire más frío y seco hacia abajo. 

A medida que la tormenta va viajando sobre el océano, va absorbiendo más aire húmedo y cálido. La velocidad del viento aumenta a medida que el aire va siendo absorbido por el centro de baja presión, por lo que el paso de convertirse de tormenta a huracán puede tardar horas o incluso varios días.

Los huracanes están formados por un ojo o centro de vientos calmos rodeados de una banda nubosa de fuertes vientos y tormentas con pesadas precipitaciones.




Categorías de los huracanes

Los huracanes suelen categorizarse utilizando la escala de Saffir-Simpson. Ésta fue creada para medir la fuerza de los huracanes en el continente americano, aunque también se utiliza para caracterizar ciclones y tifones.

Categoría 5 (vientos de más de 250 Km/h)

  • Edificios seriamente dañados.
  • Inundaciones importantes ya lejos de la costa
  • Crecida: superior a 5,5 metros más de lo normal

Categoría 4 (entre 210 Km/h y 249 Km/h)
  • Algunos tejados completamente destruidos 
  • Daños estructurales importantes en las casas 
  • Crecida: entre 4 metros y 5,5 más de lo normal.

Categoría 3 (entre 178 Km/h y 209 Km/h)
  • Casas dañadas.
  • Severas inundaciones. 
  • Crecida: entre 2,5 metros y 3,7 metros más de lo normal.

Categoría 2 (entre 154 Km/h y 177 Km/h)
  • Daños en los techos.
  • Daños en algunos árboles. 
  • Crecidas: entre 1,8 metros y 2,4 metros más de lo normal.

Categoría 1 (entre 119 Km/h y 153 Km/h)
  • Inundaciones menores.
  • Daños estructurales leves.
  • Crecidas: entre 1,2 metros y 1,5 metros más de lo normal.


  3 comentarios:

  1. EL ATLÁNTICO

    GALICÍA

    ENTRADA DE LOS PRÓXIMOS HURACANES (COMO IRMA) EN ESTE SIGLO XXI

    De hecho, para poder alcanzar el escenario más optimista deberíamos reducir dióxido de carbono a partir del 2020, y eso no va a ocurrir», explica José Miguel Gallardo, meteorólogo y autor del libro 2065.


    En ese escenario, que no es el más pesimista, durante la segunda mitad de siglo XXI el Atlántico se convierte en una máquina de generar grandes ciclones. Muchos, como ahora, seguirán tomando una ruta hacia el Caribe, y otros llegarán desde América hasta Galicía.

    «Para entender lo que va a pasar basta con recordar los viajes de Colón. Salió desde Canarias para llegar al Nuevo Mundo y después regresaba por el norte.

    Lo que hacía era buscar los vientos que impulsaban sus barcos, que son los del anticiclón de las Azores.

    Si un huracán se forma en el Caribe, lo que hará será subir hacia el norte y seguir la circulación general de la atmósfera hasta llegar a Galicia», añade el físico. La visita de estos gigantes sistemas meteorológicos no sería nada nuevo. Desde 1882 la península ibérica recibió el impacto de hasta diez huracanes.

    ResponderEliminar
  2. EN VEZ DE INTENTAR DESTRUIRLOS APROVECHEMOS SU ENERGÍA

    En los huracanes y tormentas tropicales las rachas de viento llegan a alcanzar velocidades de 257 km/h y llegan a caer más de 9 billones de litros de lluvia. Con estas cantidades de agua y viento se genera más energía que todas las armas atómicas del mundo. Es por eso, que los científicos intentan hallar la forma de poder aprovechar o capturar toda esa energía y almacenarla. Para ello deben de encontrar algún material que permita crear una instalación lo suficientemente resistente como para almacenar toda la potencia generada y a la vez resistir los fenómenos sin ser destruidos.

    UN GRAN PARQUE EÓLICO EN EL MAR OFFSORE PUEDE FRENAR LOS HURACANES HASTA UN 50%

    Los resultados, publicados en la revista Nature Climate Change, muestran que los molinos pueden afectar en gran medida a las tormentas tropicales reduciendo hasta en casi 150 kilómetros hora (hasta un 50%) los picos de viento y calmando hasta un 79% la violencia del huracán.

    El profesor de Ingeniería Civil y Ambiental de Stanford Mark Jacobson se ha pasado 24 años desarrollando este complejo modelo

    ResponderEliminar

Muchas gracias por compartir tu opinión.

Últimos comentarios


Calendario ambiental del 2017

Todo lo publicado